dimecres, 18 de març de 2009

Gent xunga

Coneixia un tiu que robava motos, cotxes, que venia pastilles i algo de farlopa. Que sortia per les nits de festa per barallar-se amb pardillos. Que tenia una manera de pensar força xunga i que una vegada em va pegar un cop de puny. Ara, m’ha tornat a pegar, però aquest cop vestit de mosso i amb una porra.

Conec un tiu que mai em pegaria. Ara treballa en un magatzem perquè no va passar les proves per ser mosso.

8 comentaris:

vix! ha dit...

todo el mundo quiere ser mosso d'esquadra.

(por cierto, cuenta por privado que ha pasao)

drapdecuina ha dit...

Nada nada, es fiición. Todo lo que he contado es verdad, pero,verdad que parece mentira?

He visto por la tele como repartian hostias los mansos y me ha venído a la cabeza algunas personas xungas que ahora son mansos... Y que está clarísimo que tipo de gente buscan para darnos unos azotitos.

Yo no quiero ser mosso.

vix! ha dit...

tú si que quieres ser mosso. Lo que pasa es que no lo sabes.

Yo como soy bajito no puedo ser mosso aunque quiera, y así escapo a mi destino.

vix! ha dit...

supongo que aplican aquello de "si no puedes vencerlos únete a ellos"

...tanto los xungos como los mansos...


y en realidad nunca ha habido demasiada diferencia entre ambos colectivos.

watxie ha dit...

Acordaros de la naranja mecánica
Kubrick retrató prefectisimamente lo absurdo de la violencia de Estado.Los antiguos colegas del protagonista acaban convirtiendose en dignos Bobys.
Me recuerda a ese mosso que conocemos.
Todas la ovejas descarriadas encuentran su camino que se lo digan a los políticos exanarquistas.

Laia ha dit...

Estic flipant llegint els diaris... quina vergonya de mossos, que indignant!

craneo ha dit...

y en el resto de las Universidades? Esto solo pasa aquí?

Es horrible.


http://blip.tv/file/1891138

gintònic ha dit...

Albert Sánchez Piñol diu: Jo ja no era un nen, i això ho dic per dos motius molt importants. El primer és que només em quedava una dent de llet, que qualsevol dia cauria. El segon motiu és que per primera vegada un mastegot em servia per aprendre una bona lliçó: com més raó tens, més mastegots reps.